El Estado y su reconocimiento en el Derecho Internacional. Las Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk

El Estado, para ser sujeto en el Derecho Internacional (DI) necesita de una serie de elementos y del reconocimiento internacional. Tradicionalmente, el sujeto principal que ejerce derechos, contrae obligaciones y se relaciona con otros sujetos ha sido el Estado. Históricamente se ha considerado como un orden interestatal, pero actualmente esto ha ido cambiando por la aparición de agentes NO estatales con mucho peso y Organizaciones Internacionales (OOII) con grandes competencias y capacidades para ordenar las relaciones internacionales.

No existe una definición clara de Estado en ningún texto internacional, sin embargo, existe una descripción que fue dada de manera jurisprudencial en la sentencia del 1 de agosto de 1929 del tribunal arbitral mixto germano-polaco para el asunto Deutsche Continetal Gas-Gesellschaft contra estado polaco. Esta fue utilizada en posteriores textos y dicha caracterización expone los siguientes elementos como constitutivos de un Estado:

1) Población permanente

2) Territorio determinado

3) Gobierno

4) Capacidad de relacionarse con otros Estados

La población se refiere al conjunto de personas que, de modo permanente, habitan el territorio del Estado unidas a este por el vínculo de la nacionalidad. Consideraciones sociológicas como la magnitud, la homogeneidad étnica, cultural, lingüística, etc., no son tomadas en cuenta.

El territorio, se refiere al espacio físico sobre el cual; la organización estatal ejerce sus potestades, excluyendo cualquier ejercicio de estas por parte de otro Estado. La configuración del territorio es irrelevante a ojos del Derecho Internacional. Es decir, da igual si es constituido por islas o no tiene continuidad la extensión del territorio. El territorio incluye otros espacios aparte del terrestre, como son el espacio marino y el aéreo, donde ejerce al máximo las competencias soberanas. La delimitación precisa de las fronteras no supone un obstáculo para la constitución de los Estados, ya que la fijación de estas o modificaciones de las mismas pueden surgir en momentos posteriores a la constitución del Estado. Lo único que se exige es que exista una consistencia apropiada de las fronteras, aunque no haya sido precisamente delimitadas.

El gobierno, consiste en la organización política del Estado. Se trata del conjunto de instituciones u organismos que son capaces de ejercer la actividad de la soberanía de manera efectiva. Por un lado, de las actividades y funciones de regulación de cara al interior y por otro, de las funciones exteriores, mediante la creación de normas jurídicas. Las características o cualidades de estas organizaciones políticas pueden ser criticadas o marginadas en el ámbito internacional, pero no por ello significa que no sean constitutivas de un Estado válido en la comunidad internacional (CI). Las políticas internas de un Estado son exclusividad propia del Estado en el ejercicio de su soberanía, incluso si de esta deriva la vulneración de obligaciones del DI. En este último caso, podemos hablar del reconocimiento por parte de la CI de ese Estado, como sujeto válido para entablar relaciones.

La capacidad de relacionarse con otros Estados. Básicamente aquí entra en juego la percepción del resto de sujetos del orden internacional. En teoría, la agregación de estos elementos constituye  un Estado, por lo tanto, sujeto válido en el DI. No obstante, los diferentes sujetos que componen la CI pueden decidir si se relacionen con este o si reconocen la existencia de tal Estado.

El reconocimiento del Estado consiste, en que el resto de la CI acepta o se dirigirá a este Estado como un sujeto investido de capacidad jurídica en el DI. Acto que previamente debe constatarse que reúne los elementos para considerarse Estado como requisito previo.

Un Estado puede surgir de manera ex novo, a partir de Estados preexistentes o por la desintegración o extinción de un Estado.

a) Ex novo: creación de un Estado sobre un territorio no ocupado por ningún otro con anterioridad

b) A partir de Estados preexistentes: caso de la secesión de un parte de un conjunto estatal o por la agrupación de varios territorios o Estados en uno solo

c) Desintegración o extinción de un Estado previo: caso de un conjunto estatal que se divide en varios Estados nuevos

El acto del reconocimiento puede ser considerado como un acto declarativo o un acto constitutivo.

Considerado con valor declarativo, consiste en que el resto de los sujetos “constatan” la existencia de tal Estado de iure que reúne los elementos de la estatalidad a través de un acto libre.

Entendiéndose como acto constitutivo, el Estado no puede ejercer ninguna de las capacidades que caracterizan a los Estados hasta que el resto de la CI no le reconozcan los elementos y funciones estatales. Sin embargo, es considerado sujeto si reúne los elementos antes citados. Esta aproximación tiene connotaciones más bien políticas y prácticas, ya que se trata de algo discrecional y libre por parte de los Estados, puesto que, algunos sí optan por relacionarse, mientras que otros no, pero en ningún caso lo inhabilita ipso iure para no ser considerado sujeto internacional.

Estas dos aproximaciones no restan significado a que se trata de un acto jurídico, y que según califica el Instituto de Derecho Internacional, solo el autor del reconocimiento se verá vinculado por él, dando lugar en ocasiones a reconocimientos parciales o hechos que solo existan respecto a unos y no frente a otros.

La tendencia en la actualidad señala que se está optando por el acto con valor constitutivo. Se ve por la insistencia los nuevos Estados en reclamar el reconocimiento de Estados y OOII.

El reconocimiento se puede producir de diversas formas. Puede ser individual o colectivo, expreso o tácito.

Individual se trata del caso en el que un Estado reconocido se dirige de manera directa frente a este nuevo Estado entablando relaciones. La manera colectiva puede darse en situaciones en las que se celebran tratados multilaterales o la incorporación de este nuevo Estado a OOII. El reconocimiento sería expreso cuando se realiza un acto formal como una nota diplomática o una declaración. Sería tácito cuando de un hecho de un Estado se deduce que se está relacionando con el Estado nuevo. Esto se produce con las siguientes situaciones: celebración de un Tratado, intercambio de agentes diplomáticos, apertura de embajadas, adhesión de este a un Tratado o incorporación a OOII.

La forma más recurrente del reconocimiento suele ser de manera expresa e individual.

En la CI existe una doctrina que opta por el NO reconocimiento, estableciéndose así, un deber jurídico de manera indirecta en contraposición de un deber que opte por el SÍ reconocimiento.

La consolidación de esto se debe a que el no reconocimiento se entiende en tanto como una sanción internacional cuando se comete un ilícito internacional o se contradice una norma jurídica: a) prohibición del uso de la fuerza, b) principio de no intervención que afecte la integridad territorial e independencia de un estado y c) el derecho de autodeterminación de los pueblos (solo a casos sometidos a un proceso de descolonización).

En los casos en los que existe más consenso a la hora de no reconocer a los Estados es cuando se produce uso ilícito de la fuerza, fuera de los supuestos que propugna la Carta de Naciones Unidas.

 

En la actualidad los nuevos Estados a surgir en la esfera internacional han sido las autodenominadas Repúblicas Populares de Donetsk (RPD) y Luhansk (RPL) en la región del Donbás, en el este de Ucrania. El reconocimiento de estas se aprobó el 21 de febrero de 2022 en la Duma estatal rusa y en ese momento se firmaron tratados de amistad y cooperación entre Rusia y las nuevas repúblicas.

Con lo que hemos visto en este artículo podemos hacer un pequeño análisis y estudio, en primer lugar, sobre si reúne los elementos que lo constituyen como Estado, y en segundo, advertir si la doctrina del NO reconocimiento tiene lugar aquí. Lo primero será determinar si concurren los elementos estatalizadores, pudiendo ser esto polémico; debido a que la independencia de las repúblicas está en entredicho ya que la injerencia rusa es palpable: recordemos que hace falta un gobierno, territorio y población.

Respecto a lo segundo, podemos ver que, a la luz de los hechos; ha existido un uso ilícito de la fuerza, así como una vulneración de la integridad territorial de Ucrania. Por estos motivos la CI no opta por el reconocimiento de estos Estados afirmando hasta cierto punto la ilegalidad, tanto, de la existencia de las repúblicas de manera independiente, como la justificación del uso de la fuerza para su consolidación.

Únicamente han sido reconocidas por Rusia, Nicaragua, Siria, y las limitadamente reconocidas repúblicas de Osetia del Sur, Abjasia y Artaj.

En el resto del mundo existen otra serie de Estados sin reconocimiento alguno o reconocimiento limitado:

Kosovo: Reconocido por 113 países de la ONU entre los que no se encuentra España. Es un territorio que se encuentra en la actual Serbia y que declaró su independencia en 2008 tras haber participado en la guerra en 1999.

Abjasia: Es reconocida por 5 países de la ONU. Se encuentra en el Cáucaso y formaba parte de la República de Georgia hasta que en 1992 declaro su independencia y tras la guerra ruso-georgiana de 2008 expulsó a las tropas georgianas.

Osetia del Sur: También reconocida por 5 países de la ONU. Se declaró independiente de Georgia en 1991 y tras la guerra de 2008 se desligó de las fuerzas georgianas en el territorio.

 Chipre del Norte: Reconocida solo por Turquía. Se encuentra en la República de Chipre que tras su independencia, Turquía dio un golpe de estado cuando se celebraba en la isla un referéndum sobre la posibilidad de unirse a Grecia teniendo como resultado la división de la isla en 1983.

República de China (Taiwán): Heredera de la República de China cuyo gobierno tuvo que huir a la isla tras perder contra las fuerzas comunistas en guerra civil china (1927-1937). La facción comunista asumió el poder en el continente fundando la república Popular de China (RPC). En 1971 la RPC sustituyó a la República de China como representante ante las Naciones Unidas.  Solo 13 miembros de la ONU la reconocen como heredera de la china histórica. La gran mayoría de la CI la reconoce como parte de la RPC.

República Árabe Saharaui Democrática (RASD): El Sáhara Occidental es un territorio al sur de Marruecos junto a la costa atlántica. Fue abandonado por España en 1976 y ocupado por este primero que lo reclama como suyo. La RASD fue proclamada por el Frente Polisario en 1976 y 84 miembros de la ONU lo reconocen como independiente. La gran mayoría de integrantes la ONU lo declara territorio ocupado; por lo que no reconocen ni la soberanía de la RASD ni de Marruecos. Está en la lista de Territorios No Autónomos del Comité de Descolonización de la ONU.

Artaj: Territorio dentro de la República de Azerbaiyán que en 1991 se declaró independiente de esta. La guerra del Alto Karabaj (1988-1994) tuvo como resultado esta república y solo la reconocen Abjasia, Osetia del Sur y Transnitria.

Transnistria: Territorio al este de Moldavia y frontera con Ucrania. Declaró su independencia de Moldavia en 1990 y afirmando su voluntad de incorporarse a Rusia. No es reconocido por ningún país de la ONU salvo Abjasi, Artaj y Osetia del Sur.

Armenia: No es reconocido por Pakistán en apoyo a Azerbaiyán, por la guerra en Nagorno Karabaj.

Chipre: No es reconocida ni por Turquía ni por Chipre del Norte.

Corea del Norte: Tras la división de la Península en 1948, no ha sido reconocida por Corea del Sur, Japón y Taiwán.

Corea del Sur: No es reconocida por Corea del Norte.

Israel: No es reconocido por 28 países de la ONU muchos de los cuales pertenecen a su vecindad árabe. El Estado de Palestina reconoce a Israel e Irán, de reconocer al país, ha pasado ahora a no reconocerlo.

República Popular China: No es reconocida por Taiwán ni por los países que reconocen a este como representante único de China. Posee un puesto permanente en el Consejo de Seguridad.

Estado de Palestina: Apenas controla territorio, el cual, está ocupado por Israel salvo Cisjordania y Franja de Gaza donde la Autoridad Palestina ejerce funciones administrativas. Es reconocido como Estado por 138 países, los mismos votos que recibió en 2012 cuando se le admitió en la ONU como Estado Observador.

Somalilandia: Territorio que se encuentra situado dentro de la República de Somalia cerca del Golfo de Adén y que en 1991 declaró su independencia. Es el único Estado que no posee ninguna clase de reconocimiento.

Share this content: